Inicio

Reflexión 

La frase que usa el apóstol Pablo en la carta a los filipenses capítulo tres: “olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, prosigo a la meta” nos hace ver cómo el apóstol perseveró a pesar de todas las dificultades que aparecieron en el camino. Es necesario recordar aquí que el apóstol  Pablo escribe ésta carta a la iglesia de Filipos desde la prisión.

Es un siervo de Dios que ha experimentado naufragios, fue traicionado, abandonado y apedreado, en peligro de muerte muchas veces, menospreciado por propios y extraños, olvidado a veces por sus propios discípulos, etc; pero nunca renunció al camino del Señor, ni a su servicio a Dios. Se mantuvo firme en la decisión de perseverar hasta el fin, y lo expresa diciendo: “Prosigo a la meta” y así lo hizo, el apóstol fue fiel al Señor hasta el fin de sus días.

Vale la pena destacar la frase: “olvidando lo que queda atrás”, esto (olvidar) es un ejercicio de nuestra mente, pero lamentablemente y en muchas ocasiones se recuerda el pasado mal sano y que hoy no es útil, como son las heridas, decepciones, ofensas, desordenes de la vida pasada, antiguos novios (as), y deseos del corazón que sabemos no hacen bien para nada (los recuerdos del pasado deben ser más bien un testimonio para la gloria de nuestro Dios).

Lo que Pablo hacia era dejar atrás lo que le impedía segur corriendo hacia la meta:Jesucristo nuestro Señor.

Iglesia Anglicana Juan Bautista
Calera de Tango
www.iglesianglicanacaleradetango.cl